Contact us

Blog
Orquídea

¿Cómo cuidar las Orquídeas?

La orquídea ha sido siempre considerada como una planta muy delicada y difícil de cuidar. Tan solo unos pocos expertos se atrevían a llevar a cabo su cultivo.

Cada variedad requiere de unas condiciones de cultivo específicas, pero la verdad es que mayoritariamente hoy por hoy se cultiva principalmente el genero Phalaenopsis.

Orquídea blanca
Orquídea blanca

Esta planta llamada Phalaenopsis es una planta epífita (vive en la copa de los árboles). Al igual que las Bromelias y las Tilandsias sus raices crecen en las cortezas de los árboles.

Pero la Phalaenopsis se diferencia de estas otras plantas epífitas en que las raíces de esta planta realiza la fotosíntesis. Esta es la razón por la que siempre llevan macetas de plástico trasparente.  Otorgando así la posibilidad que llegue luz y por lo tanto estas raíces puedan realiza el proceso.

Si privamos de luz a las raíces trasplantado esta planta a una maceta opaca estará condenada a morir. De la misma manera, si realizamos un trasplante con sustrato universal en vez de con corteza (sustrato especial para Orquídeas) la planta no recibirá tampoco luz en las raíces y morirá. Uno de los errores más comunes a la hora de cuidar una Phalaenopsis es privar de luz a las raíces.

Es necesario que las raíces reciban luz  para que la planta se encuentre en condiciones idóneas y por lo tanto pueda vivir.

Todas las plantas epífitas tienen algo en común. Al estar en la copa de los árboles son plantas que reciben gran cantidad de luz. Necesita grandes cantidades de luz para poder florecer pero nunca deberá exponerse directamente a los rayos del sol.

Sus delicadas hojas se queman con la radiación directa. Así pues, una ventana en la que no le dé el sol directo, sería la ubicación perfecta dentro de casa de esta planta.

Colores de la orquídea

Existen cantidad de colores. Desde los blanco puros, blancos moteados, rosa, granate, azul….

Estas plantas reciben estos colores tan vistosos para hacerse ver en las frondosas copas de los árboles y así tratar de llamar la atención de los insectos que las polinizan.

Con condiciones óptimas el tallo floral puede estar varios meses floreciendo, pero cuando ya han caído todas las flores, hay que cortar el tallo desde la base. El año próximo a principios de primavera, volverá a salir otro tallo y la Phalaenopsis se llenará de color.

Trucos para que luzcan mejor

Una buena manera de regar las Phalaenospsis es sumergiendo las macetas en agua. Se llena una recipiente con agua con la suficiente profundidad para que las macetas se queden medio sumergidas y se dejan las plantas toda una noche. Este proceso en verano se debe hacer al menos cada 10 días. En invierno se puede hacer una vez al mes. Es muy importante que las plantas tengas siempre húmeda la corteza.

Otra manera de que florezca con alegría es a principios de primavera utilizar un abono de floración. Así tendremos durante toda la primavera estupendas flores que decorarán cualquier estancia.

Deja tu comentario